El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, afirmó el domingo que el líder opositor de Venezuela, Juan Guaidó, no contó con el apoyo suficiente cuando pidió a las Fuerzas Armadas que le ayudaran a expulsar al presidente Nicolás Maduro.

El líder opositor venezolano llamó la semana pasada a los militares a que depusieran a Maduro, lo que inició dos días de violentas protestas contra el Gobierno y atrajo el respaldo de Estados Unidos, pero no consiguió el objetivo.

«No lo hemos logrado. No tendremos éxito hasta el día en que lo tengamos, y estamos decididos a ver que el pueblo venezolano recupere su democracia, al igual que otros 54 países», dijo Pompeo al programa Face the Nation de CBS.

«No lo obtuvo ese día», dijo cuando se le preguntó sobre el apoyo militar a Guaidó durante las protestas.

Guaidó, que se autoproclamó presidente encargado en enero, también reconoció el domingo en una entrevista con el diario Washington Post que calculó mal el apoyo que le darían las fuerzas armadas.

Maduro se dejó ver en la semana con mandos militares y tropas y se refirió a las protestas como un golpe de Estado fallido.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, condenó el domingo lo que llamó una campaña para derrocar a Maduro, y pidió a Washington que abandone sus planes «irresponsables».

Lavrov y Pompeo se reunirán el lunes en Finlandia.

Ver nota: elfinanciero.com.mx